... Y DIOS BAJÓ UN ÁNGEL

No te esperaba, pero te necesitaba. No llegaste tarde, sino en el momento justo. Desgarraste la estúpida capa de superhéroe y me hiciste comprender que contigo todo era posible. Cuando menos lo esperaba, Dios bajó un ángel y te puso a mi lado.
Sos vos… lo supe desde el primer momento y ahora, una década después, cada segundo que paso contigo me lo demuestra.

No hay comentarios: